Saltar al contenido

Ilya Budraitskis: «Para Putin Ucrania es una formación estatal artificial y en realidad representa tierras históricas rusas»

  • por
Andrés Kogan Valderrama OPLAS

¿Cuál es la situación en este momento? ¿Qué tan extenso es el daño?

Es muy difícil juzgar, ya que los informes de ambas partes son muy contradictorios. Pero ya podemos decir con certeza que estamos hablando de decenas de ciudadanos ucranianos muertos, así como de personal militar ucraniano y ruso. Las tropas rusas avanzan en varias direcciones (incluso desde el territorio de Bielorrusia), y su objetivo es capturar las ciudades más grandes del país, Kiev y Kharkiv. También hay informes de explosiones en la ciudad fronteriza rusa de Belgorod. Los próximos días serán decisivos, ya que Rusia obviamente espera lograr sus objetivos militares rápidamente y obligar a los líderes ucranianos a capitular por completo. Al mismo tiempo, a pesar de la negativa de Occidente a apoyar militarmente a Ucrania, su ejército está mostrando eficacia en el combate y la «operación especial» anunciada por Putin bien podría convertirse en una guerra a largo plazo. Ya hay noticias de reclutas del ejército ruso, es decir, soldados de entre 18 y 20 años, que participan en la guerra. Aunque hasta ahora el liderazgo militar está tratando de ocultar esto (incluso a las familias de estos soldados), si este desarrollo continúa, ya no será posible.

Muchos medios de comunicación occidentales enfatizaron constantemente la probabilidad de una invasión inminente, y muchos en la izquierda expresaron un grado mucho mayor de escepticismo. ¿Le sorprendió la magnitud del ataque?

Yo, como la mayoría de los comentaristas en Rusia, no creí hasta el último momento que fuera posible un ataque a gran escala contra Ucrania. Sin embargo, la orientación agresiva de la política exterior de Rusia y la participación híbrida del ejército ruso en la guerra en Donbass me resultaron evidentes. Sin embargo, esas izquierdas occidentales, que hasta el último minuto hicieron que Rusia pareciera una víctima y llamaron interminablemente al régimen ucraniano «nazi», ahora tienen su parte de responsabilidad en la guerra. Y si quieren ser honestos consigo mismos y con sus seguidores, deberían admitir públicamente su error.

¿Cuáles son los objetivos de Putin, tanto militar como políticamente, a corto y medio plazo? ¿Cuáles son las intenciones de Putin en Ucrania y qué espera lograr con la invasión en términos de política interna en Rusia?

Los objetivos de Putin quedaron claros en el discurso de ayer a la nación: destruir la infraestructura militar de Ucrania, obligar a Ucrania a rendirse y reemplazar su liderazgo con un régimen leal a Rusia. También explicó que esta «operación especial» es coercitiva (es decir, Rusia solo se defiende con un ataque) y tiene como objetivo poner fin al «genocidio» en Donbass. La propia Ucrania, según su opinión, es una formación estatal artificial y en realidad representa tierras históricas rusas. Esta interpretación va claramente en contra de la propaganda oficial anterior, que ridiculizaba la posibilidad misma de una invasión.

En términos del contexto histórico en el período previo a la invasión, ¿qué importancia tuvo la estrategia de Putin desde principios de 2021 para consolidar aún más el poder y aplastar a la oposición organizada?

Ciertamente, las represiones políticas del año pasado han permitido la eliminación de la oposición organizada dentro del país, que pudo haber sido el centro del movimiento contra la guerra. Además, el objetivo de la represión era crear una atmósfera de miedo en la sociedad y suprimir el interés por la política. Sin embargo, incluso ahora podemos ver que la sociedad está muy dividida en su actitud hacia la guerra que ha comenzado y no ha habido «un mitin alrededor de la bandera».

¿Cuál es el significado de las dos “repúblicas” separatistas de Donetsk y Luhansk en el conflicto más amplio?

El reconocimiento de la independencia de las «repúblicas» de Donetsk y Luhansk fue el pretexto clave para lanzar una operación militar. Para ello, se creó artificialmente una atmósfera de pánico entre la población local (incluso mediante evacuaciones anunciadas). Un punto importante fue que las fronteras de los territorios donde tuvo lugar este reconocimiento no estaban claramente marcadas y abrieron una ruta directa para avanzar profundamente en Ucrania.

¿Cómo afectará el conflicto la economía política de la región y más allá? ¿Cuáles podrían ser los resultados de un conflicto prolongado?

La lógica del liderazgo ruso al justificar la guerra con Ucrania abre fácilmente la posibilidad de revisar aún más todas las fronteras postsoviéticas (ya que también, según Putin, fueron creadas artificialmente). Esto lo entienden bien los líderes de todas las repúblicas postsoviéticas, ninguna de las cuales ha expresado su apoyo a Rusia. Incluso Lukashenko, que proporcionó el territorio de Bielorrusia a las tropas rusas, se desvinculó públicamente de la guerra y trató de presentarse como una parte neutral en el conflicto. El cálculo de Putin es que la posesión de armas nucleares le da una garantía contra la intervención militar de Occidente en lo que considera territorios «históricamente» rusos. Entonces es muy difícil decir en qué punto estará satisfecho. Si se lleva a cabo su plan para establecer el control político y militar sobre Ucrania, bien podría abrir el camino para que Rusia avance más en el espacio postsoviético.

Ahora estamos viendo grandes protestas en Rusia, con muchos arrestados. ¿Cuál es su percepción del sentimiento del pueblo ruso ante la invasión?

A diferencia de 2014, hoy no hay entusiasmo patriótico en Rusia. Una parte de la sociedad obviamente se opone rotundamente a la guerra con Ucrania, mientras que la mayoría simplemente cree que pronto terminará y que Rusia restaurará la paz. Hay muy pocos revanchistas reales que den la bienvenida a la guerra y estén dispuestos a hacer cualquier sacrificio por el bien del triunfo geopolítico de Rusia. Por otro lado, durante los largos años de gobierno de Putin, la gran mayoría de los rusos han adoptado la actitud de que no tienen capacidad para influir en nada y que, de todos modos, todo se decidirá sin su participación. Este trasfondo de despolitización y desmoralización puede proporcionar un apoyo pasivo a la guerra durante algún tiempo. Sin embargo, si la guerra se prolonga y la mayoría de los rusos sienten sus consecuencias económicas y sociales, su estado de ánimo puede cambiar drásticamente. También debe recordarse que para Rusia, la percepción de los ucranianos como cultural e históricamente las personas más cercanas es muy importante. También muchos rusos tienen raíces ucranianas o parientes que viven en Ucrania. Todo esto crea un terreno extremadamente inestable para la aprobación continua de la guerra desde abajo.

¿A qué debería ascender la respuesta de la izquierda fuera de Rusia? ¿Cómo debemos presionar a nuestros propios gobiernos y qué demandas se deben hacer?

En primer lugar, debemos exigir el fin de la guerra en Ucrania y conversaciones directas entre Putin y Zelensky. Es necesario exigir la retirada de armas en el Donbass y el control de la ONU. Es necesario decir claramente quién inició esta guerra y no buscar excusas para ello. Todo esto no significa apoyar a los gobiernos en cuestión y menos al bloque de la OTAN. Obviamente, Putin ha hecho mucho para justificar la existencia de la OTAN y su fortalecimiento en Europa. Al mismo tiempo, hay que entender que las sanciones dirigidas a toda la población rusa, profundizando el aislamiento internacional del país, no solo del gobierno, sino también de la sociedad rusa, pueden tener el efecto contrario y conducir al fortalecimiento del régimen.

Fuente: https://www.versobooks.com/blogs/5280-should-we-have-seen-this-coming-ilya-budraitskis-on-the-invasion-of-ukraine