Saltar al contenido

Maristella Svampa: ¿Argentina será la nueva fábrica de cerdos para China?

Andrés Kogan Valderrama

 

Luego de un brote de Peste Porcina Africana, China sacrificó entre 180 y 250 millones de cerdos. Temiendo nuevas enfermedades y transmisiones vía zoonosis busca otros países para las factorías.

¿Por qué China perdió el 40% de su producción y por qué la quiere sacar de su país?

– MS Efectivamente hace dos años china sufrió un fuerte brote de lo que se conoce como la peste porcina africana, un virus altamente contagioso sobre todo por las condiciones en las cuales se los cría. No nos olvidemos que son criaderos de animales a gran escala, donde los animales viven hacinados, se les aplican antibióticos y antivirales para prevenir enfermedades y engordarlos rápidamente para mandarlos al mercado. Esto es lo que genera que se convierta en un caldo de cultivo de virus y de bacterias altamente resistentes, por eso hay epidemias constantes.

En estos criaderos industriales lo que sucede es que estos virus pueden mutar y pasar de los animales a los seres humanos. Yendo al punto: hace dos años, a causa de la peste porcina africana, hubo una epidemia muy grande dentro de los criaderos en China que obligó a ese país a sacrificar entre 180 y 250 millones de cerdos, en muchos casos con métodos sumamente crueles como quemarlos o enterrarlos vivos. Esto disminuyó la producción de carne de cerdo entre un 20% y un 50%. Entonces China está buscando “externalizar la producción”. El término que utilizó Hugo Sigman es un término muy controvertido precisamente porque lo que China quiere hacer es externalizar los riesgos.

Quiero agregar que desde enero se conocía una publicación de Biogénesis Bagó, que habla de la posibilidad de firmar un memorándum de entendimiento entre la Asociación Argentina de Productores de Porcinos y la Asociación China para Promoción y Desarrollo Industrial. Esto se viene cocinando desde antes de la pandemia y ahora está tomando nivel oficial a raíz de esto que ustedes pasaron de este conversatorio (…).

En una declaración que vos firmaste comparan este tratado, impulsado por Felipe Solá y el ministro de China, con la implementación de la soja transgénica en Agentina firmada también por Solá en 1996. ¿A qué se debe la comparación y qué problemas podría traer este nuevo tratado?

MS En primer lugar, quiero decir que lanzamos esta declaración el lunes 21 de julio junto a un grupo de activistas y organizaciones sociales de diverso tipo. Es importante destacarlo, porque en esta declaración está convergiendo un amplio abanico de organizaciones que representan desde los movimientos socioambientales que luchan contra las diferentes formas de extractivismo en Argentina, movimientos que promueven la soberanía alimentaria y movimientos animalistas (…).

Efectivamente, nosotros establecimos, establecemos la comparación con el modelo de agronegocios porque esto forma parte del modelo agroindustrial, es una de las expresiones más recientes, como la ganadería intensiva que es responsable también de la emisión de gases de efecto invernadero (…) sabemos que el modelo sojero de las semillas transgénicas implica la utilización de glifosato que se introdujo en 1996. En ese entonces era secretario de Agricultura, precisamente, Felipe Solá. En ese momento, se podia llegar a argüir que todavía no se conocían del todo los impactos socioambientales y sociosanitarios, hoy en día, 25 años después de esto, somos conscientes de los problemas que genera el modelo de agronegocios, sobre todo por la utilización de glifosato. Este es el problema socioambiental y sociosanitario más importante del país, como es relevado por ejemplo por la red de médicos de pueblos fumigados (…)

Los impactos nocivos están en la agenda aunque son silenciados por los grupos de poder. En el caso de las granjas porcinas, sobre la cría de animales a gran escala, los estudios indican con claridad cuáles son los impactos en términos tanto generales como específicos, no podemos fingir demencia, no podemos decir que lo desconocemos, están ahí, los estudios son claros. (…)

Ahora Solá, como canciller, viene a introducir esto, diciendo que efectivamente la cría de cerdos a gran escala daría la posibilidad de contar con divisas para reactivar la economía argentina. La verdad es que si no hemos reactivado, no ha disminuido la pobreza ni la desigualdad con más soja, con más fracking, con más mega minería, ahora no sé por qué tenemos que pensar que transformándonos en una factoría de cerdo para China vamos a resolver los problemas de la Argentina. Nos quieren presentar falsas soluciones (…)

Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/Argentina-sera-la-nueva-fabrica-de-cerdos-para-China-Opina-Maristella-Svampa